Toda acción emprendedora amerita de ciertos objetivos cuyo propósito es alcanzar el éxito empresarial. Pero son tantas las cosas con las que se deben lidiar diariamente que se suele perder el foco o el objetivo en los negocios.

Por eso, hoy conoceremos acerca del SMART. Esa estrategia empresarial que nos ayudará a retomar el rumbo planteado inicialmente y del cual nos desviamos.

También aprenderemos cómo crear objetivos SMART. Así que quédate hasta el final y te llevarás un recurso muy valioso para el crecimiento empresarial que persigues.

¿Qué son los Objetivos SMART?

Es un acrónimo de siglas en inglés para las siguientes palabras.

S = Specific = Específico.

M = Measurable = Medible.

A = Achievable o Attainable = Alcanzable.

R = Relevant o Realistic = Relevante.

T = Timely o Time based = Oportuno o A tiempo.

En pocas palabras, los objetivos SMART  de un negocio o empresa son aquellos que definen de forma específica el camino que debe tomar una empresa. Pero a su vez estos objetivos han de ser medibles, que se puedan alcanzar y sean relevantes, por supuesto, que sean oportunos o que se cumplan en un tiempo determinado.

que son los objetivos SMART

Para comprender mejor los objetivos SMART vamos a proceder a analizar cada enunciado de forma individual, y así tener una visión más amplia sobre que se tratan. Y para hacerlo aún más fácil tomemos este ejemplo de objetivo “Cómo vender más”

Specific o específico

Es la tarea o acción determinada que debe tener una empresa o negocio. En otras palabras, debes de definir con precisión que es lo que persigues para la empresa.

Es importante que no se planteen objetivos abstractos, estos deben ser más bien concretos y para ello debes determinar si merecen la pena o no.

Measurable o medible

Si queremos medir el alcance o la ejecución de un objetivo, este debe estar bien preciso. Tomando el ejemplo anterior, ya sabemos que el objetivo específico es aumentar las ventas, pero ¿cómo saber si lo estoy logrando o no?

En este caso, conviene ampliar más el objetivo y agregar un valor numérico para que podamos hacer una medición que nos indique si lo estamos logrando.

Siguiendo con el mismo ejemplo podemos transformar el objetivo y quedaría así “Cómo tener un 50% más de ventas”

Este valor ya nos ayudará posteriormente a medir si lo estamos consiguiendo. Simplemente se compara los valores de venta con respecto al día, semana o mes anterior y sabremos si hemos incrementado las ventas y en cuanto, porcentualmente hablando.

Achievable o Alcanzable

Cuando nos referimos a alcanzable, se refiere al hecho de poder ejecutar satisfactoriamente el objetivo planteado con los recursos que tenemos a mano. Para saber esto, debes de hacer un análisis exhaustivo del recurso humano y material con que cuentas.

Si no dispones de todo lo elemental o necesario para ejecutar o llevar a cabo el objetivo, entonces debes desestimarlo hasta tener a la mano todo lo necesario para su ejecución.

En caso contrario, te vas a tener que enfrentar a situaciones adversas que no te dejará continuar con el éxito empresarial que se persigue.

Relevant o Relevante

Para que un objetivo sea relevante, este debe dejarte alguna ganancia, bien sea monetaria o que favorezca en la prosecución del objetivo general del negocio. Es decir, debes de plantear algo que te sirva para mejorar el posicionamiento o que contribuya a lograr ese éxito empresarial deseado.

Si seguimos el ejemplo que ya tenemos, sabemos que queremos incrementar las ventas en un 50%. Vemos que es algo específico, medible y alcanzable porque las condiciones están dadas para ejecutarlo.

Entonces es relevante, ya que vamos a poder facturar más, porque el sector económico está en un buen punto de la economía.

Timely o A tiempo

Lo último que debemos de hacer con el objetivo es hacer que este se cumpla o muestre sus resultados en un tiempo determinado. La extensión del tiempo lo determinas en función del alcance que esperas del objetivo.

Por ejemplo, si queremos que las ventas crezcan en 50%, se debe definir en que tiempo esperamos que esto ocurra, puede ser para la temporada de verano o dentro de tres meses.

En fin, todo va a depender del mercado en el cual te encuentras, en como está la economía para ese mercado y la localidad donde te desenvuelves.

Nuestro enunciado final, tomando el ejemplo que ya se ha planteado, quedaría de la siguiente forma “Aumentar las ventas en un 50% en la próxima temporada de verano”. Vemos con este ejemplo que la idea inicial, que era muy abstracta, ahora es específica, medible, alcanzable, relevante y determinada para un tiempo en concreto.

Objetivos SMART: Para qué sirven

Los objetivos SMART, nos ayudan a orientarnos en cuanto a que ruta debemos seguir para consolidar y posicionar el negocio y sus productos o servicios ofrecidos. También son valiosos para organizar el trabajo, diseñar planes de acción y evaluar si lo que se ha planteado es rentable y beneficioso para el negocio.

Si sientes que has perdido el foco de tu negocio o que debes replantear lo que has venido haciendo, lo ideal es que te valgas de los Objetivos SMART. Estos te van a ayudar a trazar las metas concretas que tu negocio necesita para que puedas tener el mejor posicionamiento y conseguir el éxito empresarial.

Lo que vas a conseguir con los objetivos SMART es concentrar los recursos humanos, material, el tiempo y las acciones en algo más específico.

Estos objetivos se les considera inteligentes, por lo que si haces uso correcto de esta estrategia de marketing, vas a conseguir todo lo que deseas y te propones para tu negocio.

¿Por qué se les considera objetivos inteligentes?

A los objetivos SMART se les considera un objetivo inteligente porque permite trazar metas específicas, que se pueden medir y alcanzar, aportan relevancia y se determinan en un tiempo claramente definido.

cómo hacer los Objetivos SMART

Al ser las siglas SMART una regla mnemotécnica, trazar los objetivos se hará más sencillo, con más rapidez y las ideas comenzarán a llover con más fluidez. La conjunción de las 5 palabras que conforman las siglas SMART es lo que convierte a este tipo de objetivo, en un objetivo inteligente.

¿Cómo crear objetivos SMART para tu negocio?

Para crear objetivos SMART debes de tener claro toda la teoría que acabas de leer. Tómate el tiempo que requieras para entender lo que se te ha planteado anteriormente, y luego fíjate en estos ejemplos que te dejo para que empieces a crear tus objetivos SMART.

Ejemplo 1

Seguramente quieres “Viajar más” pero esto es bastante inespecífico, así que si seguimos el método SMART nuestro objetivo sería: “En las próximas vacaciones realizaré un viaje intercontinental de quince días para conocer nuevas culturas”.

Ejemplo 2

“Quiero comprarme un carro nuevo”, es un objetivo abstracto. Transformémoslo de acuerdo a los objetivos SMART.

Entonces tenemos el siguiente objetivo: “En el próximo trimestre solicitaré un crédito de vehículo para adquirir un nuevo coche de agencia y que sea del año”.

Ejemplo 3

Mejorar el posicionamiento web. Quizás es el objetivo que muchos se plantean, pero este tipo de objetivo no te va a garantizar el resultado que esperas dado que no es para nada concreto.

Debemos convertirlo en un objetivo inteligente y si recurrimos al SMART entonces tendremos éxito. El objetivo seria “En los próximos artículos y publicaciones, utilizar las palabras claves más buscadas entre los internautas, para conseguir el posicionamiento web más elevado y lograr estar entre los primeros resultados de búsqueda, esto con ayuda de los analizadores de palabras claves disponibles en internet”

Esperamos estos ejemplos te sirvan de guía para que inicies tus objetivos SMART. Si nunca has utilizado esta herramienta, es momento de hacerlo, te aseguramos que tendrás éxito empresarial a partir de ahora, gracias a los Objetivos Inteligentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *